Cómo el estrés afecta la salud

El cuerpo reacciona al estrés de manera física, mental y emocional. La función del estrés, es hasta cierto punto una protección, una manera de mantenernos alerta. Las complicaciones comienzan al momento en que permitimos que éste afecte nuestro estado de salud.

Alostasis es el proceso por el cual el cuerpo reacciona al estrés, ya sea agudo (a corto plazo) o crónico (a largo plazo).

La reacción más conocida al estrés agudo es la de “lucha o fuga” que surge cuando se percibe una amenaza. En ese caso, la reacción al estrés hace que el cuerpo envíe varias hormonas (por ejemplo, cortisol y adrenalina, también llamada epinefrina) a la circulación sanguínea. Estas hormonas aumentan su concentración, capacidad de reaccionar y fuerza. También aceleran los latidos del corazón, aumentan la presión sanguínea, refuerzan el sistema inmunitario y agudizan memoria. Después de enfrentar estrés a corto plazo, el cuerpo regresa a la normalidad.

Cuando no se sabe controlar el estrés o no se encuentra una manera de canalizarlo, entonces éste se convierte en angustia. Tal es el estado de tensión, que se desgasta y deteriora el cuerpo. Las consecuencias a la salud pueden incluir:

-       Sistema digestivo: Dolor de estómago debido a que se vacía más lentamente después de las comidas. También se incrementa la actividad del colon, lo cual puede producir diarrea.

-       Obesidad: Aumento del apetito, lo cual contribuye al incremento de peso. El sobrepeso o la obesidad conlleva un riesgo de contraer diabetes o enfermedad cardiovascular.

-       Sistema inmune: Se debilita el sistema inmune y, por lo tanto, puede sufrir más resfriados y otras infecciones.

-       Sistema nervioso: Ansiedad, depresión, pérdida de sueño y falta de interés en actividades físicas. La memoria y la capacidad de decidir pueden verse afectadas.

-       Sistema cardiovascular: Aumento de la presión sanguínea, frecuencia cardiaca y grasa en la sangre (colesterol y triglicéridos). También elevación del nivel de glucosa en la sangre especialmente de noche, y aumento del apetito.

Uno de los mejores remedios antiestrés que existen es el deporte. Es una forma de  evitar o tratar de mantener a raya el estrés. Una actividad física adecuada nos ayuda a una tonificación muscular, evitando tanto la rigidez como el exceso de activación del sistema nervioso, propiciando un sano descanso y favorecer un sueño reparador. Por eso es muy importante que el ejercicio que elijamos sea un deporte que nos guste para lograr satisfacción.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados